viernes, 29 de enero de 2016

lunes, 25 de enero de 2016

LA INTELIGENCIA DEL SOBERANO.


“El soberano inteligente organiza la producción de sus súbditos de forma que puedan sostener a su padre y a su madre, a sus hijos y esposas, que en los años buenos puedan comer a su gusto, y en los malos no morir de hambre. Una vez alcanzado esto, los dirigirá hacia la práctica del bien y el pueblo le seguirá.”

Mencio (370 a.c.- 289 a.c.)

jueves, 21 de enero de 2016

UTILIDAD.


Como dice el antiguo adagio: “Nadie puede empujar el río.” A veces, más vale el inútil que el que pretende ser demasiado “útil”.
Un hombre sembró un campo de legumbres. Pidió a sus empleados que lo atendieran debidamente, pero eran unos verdaderos holgazanes y no prestaban la menor atención a la huerta. El resultado, pues, era que los brotes crecían lentísimamente. Fue un día el propietario a comprobar cómo evolucionaban y se dio cuenta de que apenas había crecido. ¿Qué hizo entonces el buen hombre? Durante horas se puso a tirar de los brotes, y al regresar a su casa, extenuado, dijo:
—Me muero de cansancio.
—¿Por qué? —preguntó su hijo.
—He estado ayudando a crecer los brotes tirando de ellos.
A la mañana siguiente el hijo, temiéndose lo peor, fue a la huerta. Apenado, comprobó que todas las plantas estaban muertas. La inutilidad de sus empleados las había hecho enfermar; la “utilidad” de su padre había terminado por matarlas.

Leyenda China.

sábado, 9 de enero de 2016

EL GUERRERO Y SU CABALLO.


Huang era un guerrero destacado de la guardia del Emperador de China.
Había ascendido de su rango de soldado por su valentía en innúmeras batallas en todo el país, frente a rebeldes e invasores.
Era orgulloso de su cargo, de su poder y de la confianza que tenían sus superiores en él.


Su superioridad en combate lo hacía admirado por algunos y odiado por muchos que querían estar en su lugar.
Huang tenía un gran manejo de la espada y siempre se presentaba en batalla con su caballo, un animal fabuloso, muy rápido y que obedecía a su dueño siempre, aún en combates donde eran rodeados y el animal podía presentir el peligro de las lanzas que buscaban derribarlo.

Huang siempre ordenaba a sus soldados atacar, no retroceder jamás y atropellar a sus enemigos con coraje.
Cierto día, en inferioridad de condiciones, el ejército al mando de Huang fue emboscado en un campo rodeado de montañas. Este, montado en su gran caballo no sabía qué hacer, veía como sus soldados huían o eran masacrados.

De pronto, Huang fue herido con una flecha en el abdomen y cayó de su caballo.
En el suelo, Huang herido observaba como sus guerreros lo dejaban caído, fue entonces que vio como desde lo alto de las montañas los arqueros enemigos se preparaban para lanzar más flechas sobre ellos.
Fue entonces que se resignó a morir solo. Las flechas fueron lanzadas y Huang cerró los ojos. No sentía nada, ni dolor, ni la sangre correr, nada.

Al abrir los ojos vio a su caballo, el animal había recibido las flechas por su dueño, caído junto a él lo miraba mientras exhalaba su último suspiro.
El ejército enemigo se retiraba pensando que no quedaban sobrevivientes, pero Huang estaba vivo, gracias a su caballo, el único que nunca lo había traicionado.

Leyenda China.

domingo, 3 de enero de 2016

ENSEÑANZAS ZEN.


"El agua pura penetra en las entrañas de la tierra.
Por eso, cuando un pez nada en esta agua.
Tiene la libertad del verdadero pez.
El cielo es vasto y transparente hasta los confines del Cosmos.
Por eso, cuando el pájaro vuela en el cielo.
Tiene la libertad del verdadero pájaro.
A espíritu libre, universo libre."

Maestro Dogen.
Zazen Shin.

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...