lunes, 30 de noviembre de 2015

MALES.


“Ya te he dicho, discípulo, que los males del presente son la causa de la ignorancia del pasado y que por lo tanto no tienen remedio. Pero como los males del futuro serán la consecuencia de los males de la ignorancia del presente, tratemos de ser sabios para evitarlos”.


Proverbio de India.

jueves, 26 de noviembre de 2015

EL DRAGÓN Y EL MURCIÉLAGO.


Cuenta la leyenda que existió un dragón negro que tenía aterrorizada a la región de Hung, en China.
El animal acostumbraba atacar a cualquier ser vivo, comía bueyes enteros y los aldeanos estaban aterrorizados porque el dragón escupía fuego y sobrevolaba la aldea diariamente.
En el frío invierno, el emperador envió a esa región a sus mejores soldados, fuertemente armados y dispuestos a matar al dragón, sin embargo sus esfuerzos fueron en vano.
El animal descubrió las intenciones de los soldados y atacó rápidamente, lanzando fuego sobre ellos y masacrando con sus garras a los que quedaban vivos.

Finalmente, cansado y con frío el dragón negro se refugió en una amplia cueva que parecía estar desocupada. Se acomodó en un rincón y se dispuso a dormir, pero vio en un rincón una pequeña mancha negra que se agitaba. 
El dragón acercó su cara a ella y notó que la mancha era un pequeño murciélago y con desprecio le dijo: “Desaparece de aquí, esta ahora es mi cueva.”
El pequeño murciélago ni se inmutó, y el dragón enfurecido lanzó fuego para asustarlo.
El murciélago le contestó: “Esta es mi cueva y serás tú quien se irá.”
El dragón estalló en carcajadas y contestó: “¿a mí me vas a expulsar? He arrasado con ejércitos de humanos, destrozado aldeas enteras y un ser insignificante como tú me expulsará…”
El murciélago contestó: “¡si quieres guerra, te la daré!”

Fue entonces que el animalito se lanzó como un rayo sobre el dragón y le mordió con sus afilados colmillos detrás de la oreja. El dragón desesperado de dolor lanzaba fuego en todas las direcciones pero el pequeño murciélago continuaba atacándolo.
Las escamas del dragón eran muy duras, pero los agudos colmillos del murciélago atacaban entre ellas causando gran dolor y desesperación.

Finalmente, el dragón muy dolorido y cansado de luchar se retiró de la cueva, mientras el murciélago orgulloso salió a proclamar su victoria a los cuatro vientos sin percatarse de la cantidad de telas de arañas que lo atraparon, allí pereció de hambre y frío.

“En la guerra, no hay enemigo pequeño ni lugar para el descuido…”

Leyenda de China.

lunes, 23 de noviembre de 2015

PODER INTERIOR.


"Cuanto más adversas sean para ti las circunstancias que te rodeen, mejor se manifestará tu poder interior."


Proverbio de India. 

domingo, 15 de noviembre de 2015

LOS ORFEBRES DE INDIA.


En una localidad de la India había un negocio de orfebrería donde trabajaban cuatro hombres que eran tenidos por muy piadosos y que siempre eran vistos con los signos del dios Vishnú pintados en la frente, un collar de semillas sagradas al pecho, un rosario en la mano y el nombre del Divino repitiéndose en sus labios. Las gentes de la localidad, impresionadas por tanta santidad, se habían convertido en generosos clientes del establecimiento. A éstos les agradaba mucho comprobar que cuando llegaban a la tienda, los cuatro orfebres repetían los nombres de distintas divinidades hindúes. Al llegar un cliente, uno de ellos exclamaba: Keshava, Keshava; un poco después, otro entonaba: Gopal, Gopal; a continuación, el tercero recitaba: Hari, Hari. Entonces los clientes, muy satisfechos con tanta santidad, hacían una buena compra, en tanto el cuarto orfebre decía fervorosamente: Hara, Hara.
Todos estos términos son nombres de deidades del panteón hindú, pero los orfebres eran bengalíes y en su lengua tienen un segundo significado. Keshava quiere decir: ¿Quiénes son?, que es lo que pregunta el primer orfebre; Gopal significa: Un rebaño de vacas, que es lo que contesta el segundo; Hari es: ¿Puedo robarles?, que pregunta el tercero; Hara quiere decir: Sí, róbales, que es lo que declara el cuarto.

Los falsos maestros aparentan santidad para enmascarar sus perversas intenciones.

Leyenda de India.

viernes, 6 de noviembre de 2015

SABIDURÍA SAMURAI.


"El hombre que se enoja se derrotará a sí mismo en el combate, lo mismo que en la vida"


"Saber y actuar son uno y lo mismo"


"No se construirá una nueva era con las armas, sino con las manos que las llevan."


"Un hombre de vision profunda sobrevivirá ambos el comienzo y el final, y considerará que cada faceta es importante."

Proverbios de Samurais.


miércoles, 4 de noviembre de 2015

LAS RECOMENDACIONES AL REY.


A los setenta años, agotado e inactivo, el general pidió su dimisión al rey.
Bueno —dijo el monarca viendo su cabeza poblada de canas—, me parece muy bien que te retires a descansar. Pero el ejército no puede quedarse sin liderazgo. ¿Quién crees que es apto para llevar bien las tropas?
Creo que el señor Xie Hu es idóneo para ocupar mi cargo —dijo el viejo general sin vacilación. El rey se extrañó muchísimo:
—Si mal no recuerdo, este recomendado es tu enemigo personal. ¿No es cierto? ¿Por qué lo recomiendas?
—Majestad, me ha preguntado quién podía dirigir bien el ejército, pero no me ha preguntado quién es mi enemigo.
El rey aceptó su recomendación y nombró a Xie como comandante general del ejército. Sin embargo, el nuevo jefe militar falleció de una enfermedad fulminante poco después de ser nombrado. El rey volvió a preguntar al viejo quién podría desempeñar bien el cargo. El general retirado le contestó sin vacilación:
—Majestad, creo que Chi Wu podría hacerlo muy bien.
El monarca se extrañó otra vez.
—Pero ¿no es tu hijo este recomendado?
—Efectivamente, Majestad. Pero me ha preguntado quién podría desempeñar bien este trabajo, y no me ha preguntado quién es mi hijo.
El rey quedó profundamente admirado de la franqueza de su fiel súbdito. Hizo el nuevo nombramiento. Para gran satisfacción suya, confirmó más tarde que el hijo era efectivamente tan honrado y competente como su padre, quien había puesto en evidencia que poseía la gema más preciosa: la ecuanimidad.


Leyenda China.

lunes, 2 de noviembre de 2015

EL CABALLO DEL CAMPESINO.


Un hombre trabajaba su campo cuando un día se le escapó su único caballo. Sus vecinos se acercaron y le dijeron “Que mala suerte tienes”, a lo que el hombre respondió “Ya veremos”. Al otro día, su caballo volvió con otros tres caballos salvajes. Los vecinos le dijeron “Que buena suerte tienes”, a lo que él respondió “Ya veremos”. Al día siguiente, su joven hijo intentó montar uno de los caballos salvajes. No pudo y se cayó quebrándose la pierna. Sus vecinos le dijeron al hombre “Que mala suerte tienes”, a lo que él respondió “Ya veremos”. A la mañana siguiente, el ejército del Emperador pasaba reclutando gente para la guerra y al ver al hijo del campesino con la pierna quebrada siguieron de largo. Los vecinos le dijeron “Que buena suerte tienes”, el hombre respondió “Ya veremos”.
La vida está llena de idas y venidas. Muchas cosas malas terminan resultando bien, es necesario ver las cosas bajo la perspectiva adecuada.

Leyenda China.

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...