sábado, 10 de octubre de 2015

EL MONJE Y LA GEISHA.


Gessen era un monje artista. Lo llamaban “el monje avaro” ya que cobraba una gran suma y por adelantado.
En una oportunidad, una Geisha le pidió que la retratara. Él le preguntó cuánto estaba dispuesta a pagar por el retrato. Ella dijo “lo que sea necesario”. Gessen la pintó con una hermosa técnica y calidad de trabajo. La geisha quedó poco satisfecha ya que en su opinión, Gessen tenía el dinero en mente y eso corrompió su dibujo.
Lo que la gente no sabía, es que Gessen provenía de un pueblo pobre y había construido un granero allí. Decidió reparar el camino que llevaba al templo nacional ya que la gente que viajaba sobre él sufría al pasar por allí. También tuvo un maestro que falleció sin haber podido satisfacer su sueño de construir un templo. Gessen se lo construyó.
Una vez que logró terminar estos proyectos que tenía, se fue a vivir a las montañas y jamás volvió a pintar.

Muchas veces, al igual que la geisha, juzgamos las intenciones de los demás sin conocerlas.

Leyenda de Japón.

2 comentarios:

  1. SON LOS TONTOS PREJUICIOS QUE ENTORPECEN NUESTRA VIDA CON LOS DEMAS

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo Marita. Saludos y gracias por comentar.
    Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...