lunes, 15 de julio de 2013

CAUTIVERIO.


Era un hombre que había sido encarcelado. A través de una ventanita enrejada que había en su celda gustaba de mirar al exterior. Todos los días se asomaba a la  ventanita, y, cada vez que veía pasar a alguien al otro lado de las rejas, estallaba en sonoras e irrefrenables carcajadas. El guardián estaba realmente sorprendido. Un día ya no pudo por menos que preguntar al preso:

-Oye, hombre, ¿a qué vienen todas esas risotadas día tras día?

Y el preso contestó:

-¿Cómo que de qué me río? ¡Pero estás ciego! Me río de todos esos que hay ahí. ¿No ves que están presos detrás de estas rejas?


Por falta de discernimiento puro, no sólo estás en cautiverio, sino que ni siquiera llegas a darte cuenta de que lo estás.


Leyenda de India.

2 comentarios:

  1. Pues yo lo miro desde otro punto de vista: el preso es tan optimista que no se considera encarcelado.....claro que esto es peligroso pues hay que reconocer que si no aceptas la realidad de la situación te puede atrapar para siempre la irrealidad en que se vive.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es una muy buena interpretación CHARO, muchas gracias por compartirla. Saludos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...