lunes, 8 de abril de 2013

CULTIVANDO LA PACIENCIA.



Un mandarín, a punto de asumir su primer puesto oficial, recibió la visita de un gran amigo que iba a despedirse de él.
- Sobre todo, sé paciente – le recomendó su amigo – y de esa manera no tendrás dificultades en tus funciones.
El mandarín dijo que no lo olvidaría.
Su amigo le repitió tres veces la misma recomendación, y cada vez, el futuro magistrado le prometió seguir su consejo. Pero cuando, por cuarta vez, le hizo la misma advertencia, estalló:
- ¿Crees que soy un imbécil? ¡Ya van cuatro veces que me repites lo mismo!
- Ya ves que no es fácil ser paciente: lo único que he hecho ha sido repetir mi consejo dos veces más de lo conveniente y ya has montado en cólera – suspiró el amigo.


Leyenda de China.

3 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus leyendas, secillas y profundas, gracias por compartir. Saludos

    ResponderEliminar
  2. El amigo insistió en lo de la paciencia porque conocía a su amigo y quiso darle un buen ejemplo de que no le iba a resultar facil practicarla y así fue.......La paciencia es una gran virtud y ayuda a los que la practican.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Ana, es un gusto poder compartirlas con ustedes. Saludos.
    CHARO, la paciencia requiere práctica y es una virtud muy importante para la vida, por eso vale tanto la pena desarrollarla. Saludos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...