viernes, 11 de enero de 2013

AMBICIÓN.



Maestro, ¿por qué la gente nunca está conforme con lo que tiene y siempre ansían más y más?
Hijo, ese es un mal común de la sociedad actual que nos demuestra lo inseguros que somos.
La gente que no se conforma nunca con lo que tiene, es así porque deben estar constantemente demostrando que pueden conseguir cosas materiales, así se sienten aceptados y con un falso poder que deriva del dinero. La ambición es inútil, aunque seas materialista toda tu vida, cuando te llegue la hora de tu muerte y tu espíritu ascienda, te darás cuenta que no te podrás llevar nada de lo que acumulaste y seguramente lo disfrutarán otros que en el peor de los casos ni siquiera te apreciaban.

Cuento Zen.

4 comentarios:

  1. Uno de los trucos para ser feliz es conformarse con lo que se tiene sin ambicionar nada a la vez de no crearse necesidades innecesarias......las cosas materiales nos hacen esclavos de ellas y encima no dan felicidad.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias por pasarte por mi blog, me alegra mucho leer que te guste mi blog! feliz año para ti también, te sigo:) un besazo

    ResponderEliminar
  3. Es una verdad que parece ser ignorada por todos. No solo para pensarla en el momento de la muerte, sino cuando te toca hacer un poco de orden en la casa para que se refleje en tu interior. Dentro de poco estoy por mudarme y estoy tirando cosas y cosas que hace años que habia guardado pero no volví a usar con ese engañoso "por si acaso". Creo que no voy a salvarme de hacer la reflexión "mi vida cabe en un camión" pero al menos me daré cuenta de todo lo que no necesitaba para vivir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus reflexiones, es la parte más importante del Blog, conocer lo que piensan y así podemos reflexionar juntos.
    Un gran abrazo a todos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...