martes, 11 de diciembre de 2012

IGNORANCIA.



Un hombre, muy sencillo y analfabeto, llamó a las puertas de un monasterio. Tenía deseos verdaderos de purificarse y hallar un sentido a la existencia. Pidió que le aceptasen como novicio, pero los monjes pensaron que el hombre era tan simple e iletrado que no podría ni entender las más básicas escrituras ni efectuar los más elementales estudios. Como le vieron muy interesado por permanecer en el monasterio, le proporcionaron una escoba y le dijeron que se ocupara diariamente de barrer el jardín. Así, durante años, el hombre barrió muy minuciosamente el jardín sin faltar ni un solo día a su deber. Paulatinamente, todos los monjes empezaron a ver cambios en la actitud del hombre. ¡ Se le veía tan tranquilo, gozoso, equilibrado! Emanaba de todo él una atmósfera de paz sublime. Y tanto llamaba la atención su inspiradora presencia, que los monjes, al hablar con él, se dieron cuenta de que había obtenido un considerable grado de evolución espiritual y una excepcional pureza de corazón. Extrañados, le preguntaron si había seguido alguna práctica o método especiales, pero el hombre, muy sencillamente, repuso:
–No, no he hecho nada, creedme.
Me he dedicado diariamente, con amor, a limpiar el jardín, y, cada vez que barría la basura, pensaba que estaba también barriendo mi corazón y limpiándome de todo veneno.

El mayor ignorante hallará la paz si su intención es genuina; el erudito más destacado proseguirá a oscuras si su intención no es la correcta.


Leyenda de India.

6 comentarios:

  1. Hola, estás invitado al nuevo reto del blog Acompáñame.

    Se trata del Reto 3, el Cuento de Navidad.

    Si deseas participar, infórmate aquí:

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/12/reto-3-cuento-navideno.html

    Un abrazo.

    Pues sí, la paz interior no va con la inteligencia, el dinero o los estudios.

    ResponderEliminar
  2. Este relato me ha recordado a San Martín de Porres "Fray Escoba" que al igual que el hombre sencillo de esta historia se santificó barriendo el convento.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola EldanY dalmaden, voy a visitar el blog que me dejas. Muchas gracias, un abrazo, Oz.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto CHARO, es muy similar al relato de San Martín de Porres. Gracias por recordarlo aquí.
    Saludos, Oz.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Oz. Vi te agradecer por visitar mi blog y encontré un espacio muy bonito y palabras que llenan el corazón con la paz. Voy a volver a visitarlo más a menudo!

    Me gustaría invitarle a conocer a mi otro espacio:

    http://instantaneospretobranco.blogspot.pt/


    (También, pido disculpas por mi portuñol).

    ResponderEliminar
  6. Saludos Oz...muy cierta y real enseñanza que nos traes en esta entrada.
    La paz solo se la encuentra al interior de nosotros mismos...la meditación es el mejor camino para llegar a ella. Me gustan mucho estas sabias lecciones hindúes. Las artes marciales que tu practicas te llevan a la interioridad espiritual.
    Un gusto pasar por aquí...
    Felices fiestas Navideñas y de fin de Año.
    abrazos

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...