jueves, 22 de noviembre de 2012

EL POZO.



Nos hallamos en el estado de Sung. Allí vivía un hombre llamado Ting. Aunque era un hombre que disponía de medios, no tenía pozo. Por eso, todos los días uno de sus criados tenía que perder varias horas en traer la cantidad suficiente de agua para el servicio de la casa. De hecho, el agua que había que ir a buscar se hallaba muy lejos y se perdía casi toda la jornada en esta labor. Ello animó a Ting a cavar un pozo en su propio patio.
Cuando el pozo se hubo cavado y dio el agua suficiente, Ting le comentó a un buen amigo.
—Estoy muy satisfecho, porque con el pozo he ganado un hombre.
El amigo le contó el suceso a otro amigo, y éste otro amigo a otro, y así sucesivamente. La noticia se propagó rápidamente por el pueblo, se comentaba: "El señor Ting, al cavar un pozo en su patio, encontró un hombre." De tal manera se difundió la noticia por todo el reino, que el propio rey escuchó de uno de sus consejeros: "Un hombre llamado Ting, al cavar un pozo, halló en él a un hombre."
¿Quién sería el hombre encontrado en el pozo?, se preguntó el monarca, como ya lo habían hecho tantas otras personas. ¿Se conocía su identidad? ¿Por que había ido a dar al pozo? ¿Lo habían asesinado o se había ahogado? ¿Cómo pudo aparecer bajo tierra?
El monarca hizo llamar al tal Ting y le pidió una explicación. El hombre, extrañado, se limitó a explicar:
—Majestad, todo lo que hice fue cavar un pozo en mi patio y así poder evitar que uno de mis criados perdiese toda la jornada acarreando agua. Eso me permitió contar con dos brazos más para las labores de mi casa y así ganarme un hombre.

Leyenda de China.

4 comentarios:

  1. Siempre sucede lo mismo... cuando las cosas se comentan de boca a boca.. al final casi se ha desvirtuado totalmente lo que se dijo..
    Me gustan las leyendas ..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, en el camino la verdad se pierde, muchas gracias por comentar.
    Un abrazo, Oz.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver cómo un sencillo comentario se puede transgiversar de tal forma que adquiere proporcioses totalmente opuestas a lo que se dijo.....por ello hay que tener mucho cuidado de lo que se dice y cómo se dice.Pero la auténtica lección es otra: la de ganar a un hombre evitándole el exceso de trabajo.Besotes

    ResponderEliminar
  4. La mayoría de las leyendas orientales tienen más de una enseñanza, este es un caso. Gracias por tu interpretación CHARO, besos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...