domingo, 25 de noviembre de 2012

EL DESCANSO.



Se trataba de un importante funcionario. Llevaba una vida muy agitada y decidió pasar unos días en el monasterio budista. Fue allí y se instaló en una de las celdas. Durante tres días habló y habló con uno de los bonzos que le resultaba más agradable, pues se trataba de un hombre bonachón, de carácter apacible y bondadoso.
Al tercer día de estancia, al anochecer, el funcionario tomó un buen número de copas de vino y con voz entrecortada se atrevió a recitar un poema que decía:
Al pasar por un monasterio perdido entre los bambúes, me detuve a conversar con el bonzo.
Lejos de mi agitada vida, gocé de un momento de descanso.
Entonces el bonzo comenzó a reír.
—¿Por qué se ríe de tal manera? —preguntó extrañado el importante funcionario.
—Y el monje repuso:
Porque su momento de descanso me ha costado a mí tres días completos de cansancio.


Leyenda de China.

3 comentarios:

  1. De ahora en adelante pensaré a la hora de descansar que detrás de mi descanso puede haber personas que no descansan para que yo pueda hacerlo.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esa es la moraleja de la leyenda, y muchas veces no somos conscientes del esfuerzo de los demás.
    Muchas gracias por comentar CHARO, saludos, Oz.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto... muchas veces no nos damos cuenta de nuestros propios actos .. debemos pensar en los demás con más frecuencia.. Muy buena e ilustrativa leyenda .. Gracias

    Besos

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...