martes, 16 de agosto de 2011

EL DESTINO. (LEYENDA JAPONESA).


En el antiguo Japón, un general había tomado la decisión de atacar al enemigo, a pesar de que sus tropas fueran ampliamente inferiores en número.
Él estaba seguro que vencerían, pero sus hombres no lo creían mucho. En el camino, el general se detuvo delante de un santuario Shinto. Antes, declaró a sus guerreros:
"Voy a pedir ayuda a los monjes, luego lanzaré una moneda; si sale cara venceremos, si sale cruz perderemos. Estamos en las manos del destino."
Después de un instante, el general salió del santuario y arrojó la moneda frente a sus guerreros. Salió cara.
La moral de las tropas aumentó de golpe. Los guerreros, firmemente convencidos de salir victoriosos combatieron con una fuerza tan extraordinaria que ganaron la batalla rápidamente.
Después de la victoria, el ayudante del general le dijo:
"Nadie puede cambiar el destino. Esta victoria es una prueba de ello."
"¿Quién sabe?" respondió el general, al mismo tiempo que le mostraba a su ayudante una moneda, con dos caras.


Leyenda de Japón.


2 comentarios:

  1. Sono siciliana ma mio marito è giapponese, anche lui ha fatto karate, è cintura nera. Adesso gli vado a dire di questa storia, molto carina. Mia figlia hungrycaramella.blogspot.com è metà giapponese e metà siciliana. Ti seguo da Roma. Mi piace cucinare e preparo anche dei piatti giapponesi.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ciccia por seguir el blog de Leyendas de Oriente desde Roma. Si lo deseas puedes visitar mis otros blogs de Artes Marciales, especialmente:
    http://artesmarcialesdelmundo-oz.blogspot.com/
    donde encuentras bastante información sobre el Karate y sus diferentes Estilos, así como datos de Maestros japoneses.
    Me alegra saber que te gusta la cocina japonesa, en mi opinión; una de las mejores del mundo.
    Un gran saludo para ti y tu familia, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...