jueves, 21 de abril de 2011

EL CABALLO.


Huang era un guerrero destacado de la guardia del Emperador de China.
Había ascendido de su rango de soldado por su valentía en innúmeras batallas en todo el país, frente a rebeldes e invasores.
Era orgulloso de su cargo, de su poder y de la confianza que tenían sus superiores en él.
Su superioridad en combate lo hacía admirado por algunos y odiado por muchos que querían estar en su lugar.
Huang tenía un gran manejo de la espada y siempre se presentaba en batalla con su caballo, un animal fabuloso, muy rápido y que obedecía a su dueño siempre, aún en combates donde eran rodeados y el animal podía presentir el peligro de las lanzas que buscaban derribarlo.
Huang siempre ordenaba a sus soldados atacar, no retroceder jamás y atropellar a sus enemigos con coraje.
Cierto día, en inferioridad de condiciones, el ejército al mando de Huang fue emboscado en un campo rodeado de montañas. Este, montado en su gran caballo no sabía qué hacer, veía como sus soldados huían o eran masacrados.
De pronto, Huang fue herido con una flecha en el abdomen y cayó de su caballo.
En el suelo, Huang herido observaba como sus guerreros lo dejaban caído, fue entonces que vio como desde lo alto de las montañas los arqueros enemigos se preparaban para lanzar más flechas sobre ellos.
Fue entonces que se resignó a morir solo. Las flechas fueron lanzadas y Huang cerró los ojos. No sentía nada, ni dolor, ni la sangre correr, nada.
Al abrir los ojos vio a su caballo, el animal había recibido las flechas por su dueño, caído junto a él lo miraba mientras exhalaba su último suspiro.
El ejército enemigo se retiraba pensando que no quedaban sobrevivientes, pero Huang estaba vivo, gracias a su caballo, el único que nunca lo había traicionado.

Leyenda China.

3 comentarios:

  1. OZ
    Los animales son lo mejor que hay
    adoro, amo y venero a los caballos y si pudiera los tendría en mi propia casa, y los criaría como a perritos, de chica tuve muchos, creo que finalmente me mudaré al campo para volver a tenerlos, los amooooooooo
    saludos OZ

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu gusto por los caballos, lástima que necesitan tanto espacio, pero son animales fabulosos que al igual que todos los animales merecen todo nuestro respeto y admiración.
    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...