jueves, 28 de enero de 2010

LA SUERTE.


En un pequeño pueblo del sur de China vivía Chiu, un hombre que siempre vivía en riesgo debido a su forma de ganarse la vida, era un estafador. Su juego consistía en colocar una pequeña pelota dentro de uno de tres vasos, luego los cambiaba de lugar rápidamente, buscaba a una víctima y la hacía apostar a uno de los vasos, si acertaba ganaba el doble, si erraba era Chiu el ganador. Chiu era muy habilidoso pero si su víctima acertaba, Chiu tomaba el dinero y salía corriendo.
Aunque muchos lo conocían en el pueblo, Chiu tenía suerte y siempre encontraba incautos que caían en su juego. Cierto día, el movimiento era poco, Chiu anunciaba su juego a los gritos pero nadie le prestaba atención, hasta que de pronto apareció un anciano y se detuvo a ver el espectáculo de Chiu, este al ver el interés del anciano lo invitó a jugar.
El anciano con voz quebradiza le dijo:
-Hijo yo tengo muy poco dinero, además mis reflejos son muy malos.
Chiu vio el dinero que llevaba el anciano y se dio cuenta de que iba a ser fácil estafarlo.
Chiu le prometió que iba a mover los vasos muy lentamente y que en poco tiempo iba a tener el doble del dinero que traía. Además podía jugar de a poco, apostar primero la tercera parte e ir aumentando.
El anciano accedió, por lo que puso sobre la mesa un tercio de su dinero.
Chiu lo dejó ganar la primera vez. El anciano puso la mitad de su dinero y esta vez perdió a lo que Chiu le respondió:
-La próxima vez tendrás más suerte.
El anciano apostó nuevamente y volvió a perder. Chiu sonriendo le dijo:
-No te preocupes, falta una oportunidad, la próxima vez tendrás más suerte.
El anciano ya enojado puso sus últimas monedas sobre la mesa, eligió un vaso y perdió.
Cuando Chiu se disponía a agarrar las monedas e irse, el anciano sacó un enorme cuchillo y se abalanzó sobre Chiu, este desesperado salió corriendo con las monedas en sus manos, pero a los pocos metros tropezó y cayó bruscamente con la cabeza sobre una piedra quedando inconsciente.
El anciano mientras guardaba su cuchillo y con una sonrisa murmuraba:
-La próxima vez tendrás más suerte.

lunes, 25 de enero de 2010

DESDE ORIENTE.

“Cualquier camino por largo que sea comienza con un paso.”


“La desgracia ajena es una anécdota, la propia; una tragedia.”


“Hasta la piedra más pequeña genera ondas en el río cuando es arrojada.”


“Proyectar es soñar, construir es conocer la realidad.”


“La mejor forma de conocer el hambre es padeciéndolo, la mejor forma de evitarlo es haberlo padecido.”


“La mayor riqueza del ser humano proviene de su interior, no de sus bienes.”

sábado, 23 de enero de 2010

El sabio y las piedras.


El anciano Shang estaba junto a sus discípulos cuando uno de ellos le planteó un problema que para él no tenía solución.
-Maestro, mi vida no tiene orden, no sé qué camino seguir.
Shang en silencio tomó un recipiente y colocó en él cuatro grandes piedras, luego le preguntó a su discípulo:
-¿Hay lugar en el recipiente?
-Sí. Le contestó.
Shang tomó un puñado de piedras más pequeñas y las colocó en el recipiente.
Repitió la pregunta y la respuesta fue la misma.
Esta vez, tomó un puñado de arena y repitió el procedimiento, repitió la pregunta y el alumno dubitativo le respondió:
-Ya no hay lugar.
Shang sonrió, tomó un recipiente con agua y lo volcó sobre las piedras grandes, pequeñas y la arena.
Seguidamente le dijo a su discípulo:
-En la vida coloca primero las piedras grandes, luego siempre habrá lugar para más cosas.

miércoles, 20 de enero de 2010

LAO TSE.

“Todo pasa, sólo la serenidad permanece.”



“El hombre bueno no ama discutir, y el discutidor no es bueno.”



“De dos luchadores, el pensador vence.”



“Cuando faltó la armonía entre los parientes, se inventaron la piedad y el amor; para remediar las revueltas de la nación, se inventó la fidelidad del súbdito.”



“Un huracán no dura toda la mañana. Una lluvia torrencial no dura todo un día.”

jueves, 14 de enero de 2010

FRASES DE TAGORE.

“Si por la noche lloras por no ver el Sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas.”



“Buscas la alegría en torno a ti y en el mundo. ¿No sabes que sólo nace en el fondo del corazón?”



“El amor es e significado último de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.”



“¿Qué es esto que me aprieta el pecho? ¿Mi alma que quiere salir a lo infinito, o el alma del mundo que quiere entrar en mi corazón?”



“El hombre puede ser bueno, pero las masas siempre son malas.”

viernes, 8 de enero de 2010

El Respetado Cheng.

En la antigua China, en un pequeño pueblo vivía el joven Cheng, desde su más tierna infancia impulsado por sus padres practicó diversos Estilos de Kung Fu. Su familia descendía de guerreros honorables que habían servido al emperador durante varias generaciones.
Cheng manejaba varias armas tradicionales y dominaba más de un centenar de Kuens (Formas). Pero su principal característica era la fortaleza física, Cheng era muy corpulento y de gran estatura. Dominaba armas muy pesadas con gran facilidad y era temido por la gran potencia que desarrollaba en combate.
Para probar sus habilidades, Cheng aceptaba cualquier desafío contra expertos en Kung Fu, con y sin armas. Pero así como crecía su reputación también lo hacía su confianza. El miedo se confundía con el respeto cuando los pobladores hablaban de Cheng.
Cierto día una nueva escuela se estableció en su pueblo, se decía que el Maestro era un monje de Shaolin que había abandonado el Templo para dedicarse a la meditación y la enseñanza del Kung Fu.
La escuela contaba con pocos practicantes que recién comenzaban bajo la atenta mirada del Maestro que pasaba los 80 años.
Cheng ya no tenía oponentes que lo desafiaran por lo que esperó que algún alumno de la nueva escuela fuera a su encuentro. Nadie lo hizo, por lo que decidió él mismo desafiar a todos los alumnos juntos a un combate.
Los alumnos esperaron la respuesta de su Maestro que, después de reflexionar un poco dijo:
-Yo acepto el desafío, mis alumnos no lucharán contigo; yo lo haré.
Cheng sonrió y le contestó:
-Por respeto a su edad, no combatiré contra usted pero si contra todos sus alumnos.
El Maestro sentenció:
-¿Tienes miedo de ser derrotado por un viejo? Lucharás conmigo, yo soy el Maestro de esta escuela.
Los estudiantes comenzaron a reír y Cheng se sintió insultado, por lo que en un arranque de furia contestó:
-Luchemos entonces, voy a olvidar tu edad y no garantizo que sobrevivas.
El Maestro aceptó.
Ambos adoptaron sus posiciones de combate, Cheng avanzó a gran velocidad y lanzó una potente patada a la cabeza del Maestro. Pero el golpe solamente cortó el aire, a la vez que sentía un fuerte dolor abdominal. Cheng comenzó a marearse, no podía mover el cuerpo y cayó completamente abatido. Desde el suelo vio al Maestro parado frente a él.
Cheng trató de levantarse pero no pudo, el dolor era insoportable por lo que lo único que dijo fue:
-Yo soy Cheng, tu eres solamente un viejo.
El Maestro sonrió y contestó:
-Tienes razón, soy solamente el viejo que te derrotó.

lunes, 4 de enero de 2010

LAO TSE.

“Un viaje por largo que sea comienza siempre por un paso.”



“Sabio es el que conoce a los demás, e iluminado es el que se conoce a sí mismo. Fuerte es el que vence a los otros, y la encarnación de la fuerza el que se vence a sí mismo.”



“Aquel que sabe que no perecerá al morir es eterno.”



“Las palabras sinceras no son agradables y las agradables no son sinceras.”



“Aquel que todo lo juzga fácil, encontrará la vida difícil.”

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...