viernes, 26 de noviembre de 2010

LA CALIGRAFÍA DE WANG YIZHI.


Todas las mañanas, después de varias horas de práctica, Wang Yizhi, el famoso calígrafo aclaraba los pinceles y tinteros en el estanque de loto frente a su puerta. Luego, antes del desayuno, daba un paseo para contemplar los gansos blancos nadando en el Lago del Oeste. Le llamaba siempre la atención el movimiento gracioso de sus patas, que, según los maestros de la caligrafía, se asemejan al movimiento de la muñeca cuando se escribía al estilo de la “hierba”.
Acostumbraba a escribir con el índice de la mano en su pantalón imitando los caracteres inscritos en las antiguas estelas de piedra vistas en sus repetidos viajes culturales por China. Estos hábitos le atrajeron frecuentes quejas de su mujer, porque las aguas del estanque quedaban totalmente negras de tinta y las ropas se desgastaban rápidamente en la zona donde trazaba diariamente los ideogramas con los dedos. Pero gracias a esa constancia y concentración, se consagró como el mejor calígrafo de la historia de China.
Dado el alto prestigio de su arte, sus obras estaban muy cotizadas. Todo el mundo andaba en busca de una caligrafía suya, bien para embellecer las paredes de las mansiones, bien para enriquecer sustancialmente las colecciones caligráficas. Un rótulo de su puño y letra podía hacer prosperar un negocio; una cuantiosa deuda se amortizaba con un abanico que llevaba su puño y letra.
Había un monje pobre que anhelaba una copia del Libro de la moral con su letra para atesorarlo en el templo budista. Ni él ni el templo tenían dinero para comprar tan cara obra de arte. Pero al enterarse de la afición a los gansos, se le ocurrió una magnífica idea. Compró una manada de gansos pequeños en el mercado y los crió con sumo cuidado durante varios meses. Un día, cuando el calígrafo paseaba por la orilla del lago, quedó maravillado de la blancura de los gansos del monje y la gracia y armonía de sus movimientos.
¿De quién son estas criaturas tan graciosas? —preguntó.
El monje que contemplaba el asombro del artista sintió gran satisfacción y creyó llegado el momento:
—Son del Buda. Porque su santo espíritu les ha conferido la elegancia natural, y la pureza de su amor les ha dado la blancura. Son suyos, mi señor, desde este momento, si son de su agrado.
—Desde luego que sí, ¿pero cómo se los voy a pagar?
—Nuestro templo es un lugar sobrio pero sagrado. No hay ninguna decoración mejor que una copia del Libro de la moral. Si nos pudiera hacer el favor, la gente que va a rezar apreciaría su arte y se iluminaría con la norma de la buena conducta.
Al día siguiente se presentó el maestro de caligrafía en el templo con un manojo de pinceles y su tintero tallado con un dragón. Unos días después obsequió al templo budista con una verdadera obra de arte: la copia entera del Libro de la moral.

Leyenda de China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...