lunes, 25 de octubre de 2010

LA HUERTA.

Como dice el antiguo adagio: “Nadie puede empujar el río.” A veces, más vale el inútil que el que pretende ser demasiado “útil”.
Un hombre sembró un campo de legumbres. Pidió a sus empleados que lo atendieran debidamente, pero eran unos verdaderos holgazanes y no prestaban la menor atención a la huerta. El resultado, pues, era que los brotes crecían lentísimamente. Fue un día el propietario a comprobar cómo evolucionaban y se dio cuenta de que apenas había crecido. ¿Qué hizo entonces el buen hombre? Durante horas se puso a tirar de los brotes, y al regresar a su casa, extenuado, dijo:
—Me muero de cansancio.
—¿Por qué? —preguntó su hijo.
—He estado ayudando a crecer los brotes tirando de ellos.
A la mañana siguiente el hijo, temiéndose lo peor, fue a la huerta. Apenado, comprobó que todas las plantas estaban muertas. La inutilidad de sus empleados las había hecho enfermar; la “utilidad” de su padre había terminado por matarlas.

Leyenda China.

2 comentarios:

  1. Entonces ¿cuál debe ser nuestro ritmo armónico con el Universo?, yo soy más bien lenta para trabajar, jaja.

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy lento, pero creo que el ritmo varía de acuerdo a la persona y su forma de enfrentar las situaciones, en todos los casos lo más importante es la reflexión, el tiempo depende de cada persona. Ser rápido no implica llegar primero, ser lento no significa ser reflexivo. La armonía es equilibrio, ying y yang que forman el Tao, el Universo.
    Gracias por comentar Magu, saludos, Oz.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...