sábado, 2 de octubre de 2010

EL OBSERVADOR.


Sucedió durante la Dinastía Qing que un comerciante fue atracado y asesinado. El gobernador ordenó a los funcionarios encontrar al asesino en diez días. Sin embargo, transcurrió la mitad del tiempo sin que hubieran encontrado ni siquiera a un sospechoso. Con el correr del tiempo se sentían cada vez más nerviosos. Desesperados, fueron a buscar a un policía retirado que tenía fama de ser muy perspicaz. El viejo accedió a probar suerte y se puso a trabajar junto a ellos.
En el primer día no encontraron ninguna pista. Al término de la segunda jornada se sentaron agotados en una casa de té a la orilla de un canal. El viejo policía buscó un asiento en la ventana y mientras tomaba el té verde, observaba todos los barcos que pasaban bajo su ventana. Sus ojos, rasgados y de párpados caídos, vigilaban el tráfico fluvial. Cuando se acercó un barco pequeño, algo le llamó la atención. Observó durante un minuto la diminuta barca con una mirada de lince y, de repente, dijo a los demás funcionarios:
—¡Vamos, aprisa! Allí está el asesino. Detened ese barco pequeño. No le dejéis escapar.
Los funcionarios corrieron apresuradamente para detener al barquero, quien durante el interrogatorio confesó el crimen de haber asesinado al comerciante para robarle el dinero.
Así concluyó felizmente el difícil caso. Admirados por la perspicacia del viejo policía, los funcionarios se reunieron para preguntarle cómo pudo identificar al asesino. Con una amplia sonrisa en la cara, les dijo:
—Cuando se acercó el barco, noté que en la cubierta había un manto recién lavado lleno de moscas. Como sabéis, las moscas siempre buscan el olor a sangre. Aunque con el lavado se pueden quitar las manchas, el olor no desaparece fácilmente. Si el manto no se hubiera manchado de sangre, no seria posible atraer a tantas moscas. Además, observé que el manto fue lavado con el forro puesto, lo que suponía que tuvieron mucha prisa en hacerlo. En tercer lugar, me di cuenta que el forro era de brocado, que sólo pueden usar los ricos. Un pobre barquero no podría permitirse tal lujo. Relacionando estos puntos con el asesinato y el barco, deduje que el barquero podía ser el asesino.
Los demás se miraron entre sí, asombrados de la perspicacia del policía.

Leyenda China.

5 comentarios:

  1. ¡Mejor que COLUMBO y KOYAK¡
    Jaja
    qué bueno sería hacer una serie de detectives ambientada en la CHINA ANTIGUA del IMPERIO
    hoy ví un pedacito de EL ULTIMO EMPERADOR, pero ya la ví muchas veces
    saludos OZ

    ResponderEliminar
  2. Es una excelente película, muy bien ambientada y con un gran guión en mi opinión, también la ví muchas veces.
    Saludos, Oz.

    ResponderEliminar
  3. OZ
    Recomendame breves lecturas para apaciguar la ira, el mal humor y el miedo (jaja casi nada) para no engranar, decime cual post tuyo
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno Magú, creo que tal vez te vendría bien leer el post "El Samurai y el Pescador", está en el archivo de Mayo de 2010, es sobre el control de la ira, espero que te guste.
    Saludos, Oz.

    ResponderEliminar
  5. OZ
    Lo leeré y comentaré
    gracias
    el domingo que viene reponen CHINA de la miniserie BRIC en INFINITO de 21 a 23 hs
    saludos

    ResponderEliminar

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...