martes, 29 de diciembre de 2009

EL HOMBRE RICO Y EL HOMBRE POBRE.


Era un hombre extraordinariamente rico, acostumbrado a ser halagado por todos. No es de extrañar que se hubiera habituado a que todas las personas estuvieran prontas a deshacerse en elogios y atenciones. Pero había un hombre pobre que se había resistido siempre a cualquier halago, motivo por el que el hombre rico lo citó y lo tentó de la siguiente manera:
Si te regalase el veinte por ciento de mi fortuna, ¿me adularías?
—Sería un reparto demasiado desigual para hacerse merecedor de mis halagos —repuso el hombre pobre.
—¿Pero y si te diera la mitad de mi fortuna?
En ese caso estaríamos en igualdad de condiciones y no habría ningún motivo para adularlo. El hombre rico no se dio por vencido y agregó:
Pero ¿y si te regalase toda mi fortuna?
Si yo fuera el dueño de tal fortuna, ¿por qué iba a adularlo?

domingo, 27 de diciembre de 2009

LAO TSE.

“Saber cuando uno dispone de lo suficiente es ser rico.”



“Aquel que hace muchos proyectos pocos verá realizados.”



“La fama o el propio yo, ¿qué es lo que más se ama? Perderse uno mismo o perder sus bienes, ¿cuál es el mal mayor?”



“Entrar en la vida es ir hacia la muerte.”



“Si das pescado a un hombre hambriento, le nutres durante una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda la vida.”




lunes, 21 de diciembre de 2009

EL FESTIVAL DE LA LUNA.

Liu Fu Tong fue un patriota revolucionario, que buscó la forma de elaborar un plan para difundir la palabra entre el sometido pueblo chino, bajo el dominio mongol en esa época, y tramó un plan para lograr dicho levantamiento o revolución contra los mongoles, aprovechando este festejo popular.
Propuso la creación de miles de formas de luna llena, en cuanto a tortas o cakes de pasta de loto para el Festival y recibió la bendición del emperador mongol para que los distribuyan a sus compatriotas.
Sin embargo dentro de este cake de pasta de loto, había un trozo de papel con un mensaje que contribuía a la concreción de un plan revolucionario para libertar al pueblo chino.
La rebelión tuvo éxito y fue el nacimiento de lo que se conoce como la dinastía Ming , así como también posiblemente el nacimiento del Festival de la Luna y los pasteles o cakes, que lo caracterizan al también llamado Festival de Otoño o Luna Cakes, para el pueblo chino.
Se dice que el verdadero fin de este evento no es en sí el comer tortas, sino que se trata de un divertido momento para apreciar la luna en compañía de la familia y seres queridos, recordando a los que ya no están.
De esta historia o leyenda también se desprende el posible origen de las mundialmente famosas, “Galletas de la Fortuna Chinas”, que hoy representan un estandarte que antecede a cualquier comida china en el mundo.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Rabindranath Tagore.


“Se va la juventud año tras año, los días de primavera son fugaces y las frágiles flores mueren pronto. El sabio nos advierte que la vida es tan sólo una gota de rocío en una hoja de loto.”



“Los que lo tienen todo, y no a ti, Señor, se ríen de aquellos que no tienen nada sino a ti.”



“El descanso es del trabajo como los párpados son de los ojos.”



“La flecha debe su libertad al arco que la ha lanzado.”



“Yo sé que las nube sólo duran un momento y que el Sol es para todos los días.”



“Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra.”



miércoles, 16 de diciembre de 2009

GRANDES FRASES DE CONFUCIO.

“Sólo los sabios más excelentes y los necios más acabados, son incomprensibles.”


“Aprender sin reflexionar es malgastar la energía.”


“Sólo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres.”


“Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.”


“Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.”


“Yo no procuro conocer las preguntas, procuro conocer las respuestas.”


“No debes quejarte de la nieve en el tejado de tu vecino cuando también cubre el umbral de tu casa.”


“La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.”


“El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.”


“Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.”

martes, 15 de diciembre de 2009

EL GRAN ARQUERO.


En la China antigua se contaba el caso de un príncipe que era extraordinariamente aficionado al arte de la arquería. La verdad es que, como era de débil complexión, tenía que servirse de un arco de peso ligero y que, por tanto, no tenía capacidad para lanzar las flechas a distancias muy largas. Sin embargo, el príncipe estaba muy satisfecho con su arco y la potencia que con el mismo podía desarrollar. Aunque el arco era fácilmente sostenible, los consejeros lo tomaban y simulaban que pesaba tanto que sólo los «fornidos» brazos del príncipe podían sostenerlo y tensarlo.
Cada vez que el príncipe disparaba con el arco, le decían:
—¡Fabuloso! ¡Qué destreza, qué potencia! Y nosotros ni siquiera podemos sostener tan pesado arco.
El príncipe no cabía en sí de satisfacción. Estaba convencido de que sólo él podía sostener el arco, y que mediante su fortaleza y habilidad lograba proyectar la flecha a considerable distancia. Y en ese engaño vivió durante años... Pero un día recibió una invitación para participar en un torneo de tiro con arco que llevarían a cabo los príncipes de varios reinos. Los consejeros hicieron todo lo posible para conseguir que el príncipe desistiera de acudir a la competición. Pero el arrogante príncipe aseguró que iría y asombraría a todos con su inigualable destreza.
Llegó el día de la competición. El príncipe estaba realmente exultante. La diana había sido situada a una buena distancia. Todos lo príncipes, con mejor o peor puntería, lograron que sus flechas llegaran hasta el área de la diana. Llegó el momento crucial para el príncipe bobo. Se pavoneaba descaradamente manejando con soltura su muy “pesado” arco. Tensó el arco, disparó y la flecha no alcanzó más que medio recorrido. Avergonzado y a la vez irritado, lo intentó de nuevo y nuevamente la flecha sólo alcanzó medio recorrido, ante las risas y burlas de los presentes.

domingo, 13 de diciembre de 2009

LA PRUEBA.

Eran grandes amigos desde la infancia. Uno de ellos era mandarín y se le había ofrecido un destacado cargo oficial. Un poco preocupado por la responsabilidad que tendría que asumir en breve, el mandarín se reunió con su amigo de la infancia y lo puso al corriente de la situación. El amigo dijo:
—Lo que te recomiendo es que siempre seas paciente. Es muy importante. No lo olvides, ejercítate sin descanso en la paciencia.
—Sí, seré paciente. No dejaré de ejercitarme en la paciencia —aseguró el mandarín.
Los dos amigos empezaron a deleitar un sabroso té. El amigo que había venido a ver al mandarín, dijo:
—Sé siempre paciente. No dejes de ser paciente, suceda lo que suceda.
El mandarín asintió con la cabeza.
Unos minutos después, el amigo dijo:
—No lo olvides: adiéstrate en la paciencia. —Lo haré, lo haré —repuso el mandarín. Cuando iban a despedirse, el amigo añadió: —No lo olvides, tienes que ser paciente. Entonces el mandarín, soliviantado, exclamó: —¡Me tomas por un estúpido! Ya lo has dicho varias veces. Deja de una vez de advertirme sobre lo mismo.
Y el amigo manifestó:
—Estás lleno de ira. Me gusta cómo te ejercitas en la paciencia.
El mandarín se sintió ridiculizado, pero agradecido.
—Es muy difícil ser paciente —dijo el amigo, abrazándolo con todo cariño.
Pero el mandarín no olvidó jamás la lección de su amigo de la infancia. Desempeñó perfectamente su cargo, la paciencia le permitió desarrollar ecuanimidad, y la ecuanimidad, sabiduría, y la sabiduría, amor.

sábado, 12 de diciembre de 2009

LOS DOS MONJES.

Dos monjes dejaron temporalmente el monasterio en el que habitaban para ir al pueblo a visitar a sus respectivas familias. Habían nacido en el mismo pueblo y decidieron viajar juntos. Uno era mayor que el otro y muy dado a estar reprendiendo, aleccionando e instruyendo a su paciente compañero.
Los dos monjes se pusieron en marcha. Iban caminando con celeridad cuando de súbito escucharon una voz pidiendo socorro. Se dirigieron prestos en busca de la persona que reclamaba angustiosamente auxilio y tuvieron ocasión de contemplar una hermosa joven que se estaba ahogando en el río. Sin dudarlo ni un momento, el monje joven se lanzó al agua, rescató a la bella joven y la dejó a salvo en la orilla del río.
Los monjes prosiguieron su viaje. Caminaban ahora en hermético silencio. Cuando habían transcurrido varias horas, el monje mayor despegó los labios para increpar al monje joven:
—¿Es que has olvidado nuestras reglas? Nos está estrictamente prohibido rozar a mujer alguna, ¡cuánto menos tomarla entre nuestros brazos!
El monje joven repuso:
—Aquella mujer necesitaba ayuda en un momento dado. Con toda naturalidad la tomé en mis brazos para ponerla a salvo y la dejé en tierra firme. Sin embargo, tú todavía la llevas encima.

viernes, 11 de diciembre de 2009

PROVERBIOS CHINOS.


“El que se pone en puntas de pie no puede sostenerse derecho.”


“Todos los ríos van al mar, pero el mar no se desborda.”


“Es fácil esquivar la lanza, mas no el puñal oculto.”


“La tinta más pobre de color vale más que la mejor memoria.”


“Cada paso que da el zorro le acerca más a la peletería.”


“El que de joven no es acucioso, llegando a viejo en vano se lamentará.”


“Un paso en falso se hace deplorar toda la vida.”


“Una hoja ante los ojos impide ver la montaña Taishan.”


“La experiencia del pasado, si no cae en el olvido, sirve de guía para el futuro.”




miércoles, 9 de diciembre de 2009

EL TIGRE Y EL ZORRO.

Un tigre hambriento consiguió atrapar un zorro y se dispuso a devorarlo. Disimulando su terror y sacando fuerzas de flaqueza, el zorro, en su intento por sobrevivir, dijo:
—¡Un momento! ¡Deténte! Te aseguro que yo soy el rey de los animales del bosque. Tal es el mandato del Dios Celestial que nadie puede desobedecer. A pesar de tu mucha fuerza, no podrás hacerme ningún daño, pues, si lo intentaras, serías severamente castigado por el Cielo.
—¡Vaya! —exclamó sorprendido el tigre—. Jamás había oído cosa semejante. ¿Cómo puedes demostrarme que efectivamente eres el rey de los animales del bosque por decreto del Dios Celestial?
—Nada es más fácil que eso —declaró el zorro, aparentando seguridad y arrogancia—. Ahora vamos a dar un paseo por el bosque. Tú sígueme a corta distancia y observa cómo todos los animales huyen de mí.
Componiendo la figura y pisando con firmeza, el zorro comenzó a caminar airosamente, seguido a corta distancia por el tigre. El felino se quedó totalmente perplejo cuando comprobó que los animales salían corriendo al paso del zorro, sin percatarse de que era del feroz tigre y no del inofensivo zorro del que huían.

lunes, 7 de diciembre de 2009

LA SABIDURIA DE CHIANG TZU.




“Del vacío del sabio surge la quietud; de la quietud, la acción; y de la acción, el logro.”


“El hombre superior detesta las multitudes, porque allí donde hay muchos hombres existen también muchas opiniones y poco sentido común.”


“El propósito de las palabras es transmitir ideas. Una vez captada la idea, las palabras quedan olvidadas.”


“Aquello que un hombre asimila por medio de los sentidos no son más que ilusiones: formas, colores, sonidos… sensaciones que no alcanzan a reflejar la realidad.”


“El sabio está tranquilo porque no se ve movido, no porque quiera estar tranquilo.”


“Cuando observamos las cosas a la luz del Tao, nada es lo mejor, nada es lo peor. Cada cosa, vista bajo su propia luz, destaca a su manera. Si medimos las diferencias, lo que es más grande que otra cosa es grande. Lo que es más pequeño que otra cosa es pequeño. Por tanto, no hay nada que no sea pequeño.”


“El hombre sabio instruye sin utilizar las palabras.”


“El hombre superior ni es muy íntimo de nadie ni es demasiado distante. Conserva su equilibrio y no está en conflicto con nadie.”


“Cuando la justicia y la claridad flotan en el aire, unas cuantas personas están realmente preocupadas por el bienestar de las demás, pero la mayoría sacan partido de la situación. Para ellos, la caridad y la justicia son trampas, de tal forma que pronto estas virtudes quedan asociadas al fraude y la hipocresía. Entonces todo el mundo empieza a dudar de la verdad de las distintas situaciones y en ese momento empiezan los problemas.”


“El hombre superior está capacitado para cambiar de dirección en cuanto las circunstancias así lo aconsejen.”


“El hombre superior ve lo que ve el ojo y no le añade nada que no esté ahí. Oye lo que oyen sus oídos y no oye lo que no existe. Comprende las cosas en su esencia y no se ocupa de significados ocultos y misteriosos.”

sábado, 5 de diciembre de 2009

EL TONTO

Un tonto con cierta fortuna y escasa estatura se había hecho construir una residencia de dos pisos. Vivía generalmente en la planta baja y usaba a menudo un taburete para coger cosas de los armarios y alacenas. Como era un taburete muy bajo, se veía obligado a colocarlo sobre una torre de ladrillos cuando tenía que coger algo que le quedaba demasiado alto. Estaba harto de tener que recurrir una y otra vez a este sistema y entonces se le ocurrió una «brillante» solución. Avisó a uno de sus criados y le ordenó que le llevara el taburete al piso de arriba. ¡Cuál fue su desagradable sorpresa cuando se sentó en el taburete y vio que era igual de bajo! Indignado, vociferó:
¡Maldita sea! El constructor me aseguró que el piso de arriba era más alto y estoy igual de bajo!

viernes, 4 de diciembre de 2009

ENSEÑANZAS ZEN

“El único Zen que se encuentra en la cima de las montañas es el Zen
Que uno mismo ha llevado ahí.”


“Solamente existe un rincón en el universo que puedes estar seguro de
mejorar, y ése es tu propio ser.”


“El deseo es el padre del desinterés.”


“La concentración no consiste en mirar algo fijamente.
Significa no tratar de concentrarse.”


“Ningún objeto es misterioso,
El misterio está en tus ojos.”


“Muchos hombres van de pesca durante toda su vida sin saber que no
Siempre es un pez lo que están tratando de atrapar.”


“Tu maestro es una hoja de bambú en invierno.”


miércoles, 2 de diciembre de 2009

LAS FRASES DE CONFUCIO

“Los cautos rara vez se equivocan.”


“El hombre superior es persistente en el camino cierto y no sólo persistente.”


“El que conoce la verdad no es igual al que la ama.”


“Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.”


“Arréglese al Estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.”


“Un erudito que no sea serio no inspirará respeto, y su sabiduría, por lo tanto, carecerá de estabilidad.”


“Gobernar es rectificar.”


“La virtud no habita en la soledad, debe tener vecinos.”


“Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.”

martes, 1 de diciembre de 2009

EL EMBAJADOR DIGNO

Yan Zi fue nombrado embajador del rey Chi y enviado al vecino reino Chu, cuyo monarca era prepotente y despreciaba a los países más débiles. Sentía bastante hostilidad por el país que representaba el embajador Yan Zi debido a la guerra que habían sostenido durante muchos años. Por lo tanto, cuando le anunciaron la llegada del nuevo embajador, preparó varios planes para humillarlo.
El monarca se puso a reír a carcajadas lleno de satisfacción.
—Ya lo creo. Por lo visto, los habitantes de Chi no son más que unos ladrones. Ja, ja, ja...
Yan Zi no se dejó abrumar por el trato humillante; con tono tranquilo y voz grave, dijo:
—Los naranjos que crecen al sur del río Yangtsé dan unas frutas jugosas y dulces. Pero, al ser trasplantados aquí en el norte, sus naranjas son incomestibles, porque las condiciones han cambiado totalmente. Los habitantes de Chi son honrados y nunca roban a nadie. Pero, curiosamente, al venir aquí se han habituado a convertirse en ladrones.
El rey Chu se encogió de hombros sin saber qué decir.

Entrada destacada

EL ARTE DE VIVIR. (EN ESPAÑOL)

Desde aquí podrás descargar gratis y en español el interesante libro: El Arte de Vivir del gran pensador hindú, Jiddu Krishnamurti , en ...